Demasiada felicidad

Autor: Alice Munro

«El primer día de enero del año 1891 una mujer menuda y un hombre corpulento andan por el Viejo Cementerio de Génova. Los dos rondan los cuarenta años. La mujer tiene la cabeza grande, como un niño, con una mata de pelo oscuro y rizado y una expresión preocupada, un poco suplicante. Su rostro empieza a parecer ajado. El hombre es inmenso. Pesa ciento veinticinco kilos, repartidos por un cuerpo enorme; como es ruso a menudo lo llaman oso, y también cosaco.»

 

La autora

«Descubrí a Sofia Kovalevski un día mientras buscaba otra cosa en la Britannica. La combinación de novelista y matemática despertó inmediatamente mi interés y empecé a leer cuanto encontraba sobre ella. Un libro me cautivó más que los demás, y por eso he de dejar constancia de mi infinita gratitud, de mi deuda para con el autor de Little Sparrow: A Portrait of Sophia Kovalevsky (Ohio University Press, Athens, Ohio, 1983), Don H. Kennedy, y su esposa, Nina, descendiente colateral de Sofia, que me proporcionaron cantidades ingentes de textos traducidos del ruso, entre ellos parte de los diarios de Sofia, cartas y otros escritos. 

He limitado mi relato a los días que desembocaron en la muerte de Sofía, con escenas retrospectivas de su vida anterior, pero animo a quienes pueda interesarles a que lean el libro de Kennedy, que ofrece muchos tesoros históricos y matemáticos.» 

ALICE MUNRO, Clinton, Ontario, Canadá junio de 2009 

 

Algunas opiniones

«Munro ha escrito en alguna ocasión que no necesita elaborar ni embellecer a sus personajes: «La vida de la gente es suficientemente interesante si tú consigues captarla tal cual es, monótona, sencilla, increíble, insondable». Sólo quien no tiene perspicacia para ahondar en el alma humana hace una distinción entre personajes fascinantes, con brillo social, y aquellos que parecen destinados a caer en el olvido. Estos últimos son los que pueblan el mundo imaginario de Munro, los que mejor conoce…»

«…es curioso que el menos munroniano de todos los relatos es el que da título al libro [‘Demasiada felicidad’]. Es la historia de una matemática y novelista rusa de últimos del XIX, Sofía Kovalevski, que Munro encontró por azar y de la que quedó prendada. Aunque el paisaje es ajeno a Munro, la escritora pone en boca de Sofía uno de esos pensamientos que a menudo asaltan la mente de las mujeres de sus cuentos: «Cuando un hombre sale de una habitación deja todo detrás, cuando una mujer lo hace lleva todo lo ocurrido en esa habitación con ella». Cuando leía esta suerte de novela rusa comprimida me aventuré a pensar que la escritora había tenido en mente a Chéjov mientras la escribía. Buscando en las entrevistas que le hicieron en su país me encontré con este curioso comentario que la delata como mujer apasionada y sincera: «Mientras lo escribía pensaba si Chéjov se habría enamorado de mí de haberme conocido. Creo que no, a los hombres no les gustan las mujeres como yo. Pero quién sabe, él finalmente se casó con la actriz Olga Knipper que arrastraba su propia fama, así que… Sí, es posible que yo le hubiera gustado». » (Elvira Lindo, El País, 4 de diciembre de 2010)

 

Descargar archivo

Si le gusta el contenido de esta página y quiere contribuir a su mantenimiento, cualquier aportación será bien recibida.

donate button
Please choose the donation payment system